facebook
Menu

Año 7 #83 Septiembre 2021

Concierto para piano “Emperador”

Estrenado exitosamente en noviembre de 1811, el quinto concierto para piano encarna a la perfección el sueño y los anhelos de victoria del ideario beethoveniano. Aunque, como había ocurrido con el cuarto concierto, este opus 73 había sido dado a conocer a un selecto grupo de invitados en enero de ese mismo año en el palacio vienés del príncipe Lobkowitz; la presentación vienesa de la obra no se llevaría a cabo hasta febrero de 1812, gracias a un concierto promovido por la “Sociedad de mujeres de la caridad” que contaría con la interpretación de Carl Czerny al piano, debido a que la sordera del compositor restringía enormemente su vida como concertista. A diferencia de su recepción en la ciudad sajona, en la capital imperial el público no pareció tan agradado con una obra que, por el contrario, sí lograría difundirse rápidamente por el resto del continente y alcanzar una enorme fama en los años siguientes a su estreno.

 

 

Concierto para piano No. 5 opus 73, “Emperador”

Intérpretes:
Sinfónica de Galicia
Director: Daniele Pollini
Piano: Maurizio Pollini
Palacio de la ópera de A Coruña, 14 de noviembre de 2014.

Movimientos:
Allegro (0:35)
Adagio un poco mosso (21:00)
Rondo. Allegro (28:53)

  • Ludwig van Beethoven
    Beethoven, Ludwig van

    Ludwig van Beethoven (Bonn, 1770-Viena, 1827) fundamental compositor que fue el punto de quiebre entre el clasisismo y el romanticismo.

    Nacido en el seno de una familia de origen flamenco, su padre, ante las evidentes cualidades para la música que demostraba el pequeño Ludwig, intentó hacer de él un segundo Mozart.

    La verdadera vocación musical de Beethoven no comenzó en realidad hasta 1779, cuando entró en contacto con el organista Christian Gottlob Neefe, quien se convirtió en su maestro. Él fue, por ejemplo, quien le introdujo en el estudio de Johann Sebastian Bach, por quien Beethoven siempre profesó una profunda devoción.

    Fue miembro de la orquesta de la corte de Bonn desde 1783, en 1787 Ludwig van Beethoven realizó un primer viaje a Viena con el propósito de recibir clases de Mozart. Sin embargo, la enfermedad y el posterior deceso de su madre le obligaron a regresar a su ciudad natal pocas semanas después de su llegada.

    En 1792 Beethoven viajó de nuevo a la capital austriaca para trabajar con Haydn y Antonio Salieri, y se dio a conocer como compositor y pianista en un concierto que tuvo lugar en 1795 con gran éxito. Su carrera como intérprete quedó bruscamente interrumpida a consecuencia de la sordera que comenzó a afectarle a partir de 1796 y que desde 1815 le privó por completo de la facultad auditiva.

    Los últimos años de la vida de Beethoven estuvieron marcados también por la soledad y una progresiva introspección, pese a lo cual prosiguió su labor compositiva, e incluso fue la época en que creó sus obras más impresionantes y avanzadas.

    La tradición divide la carrera de Beethoven en tres grandes períodos creativos o estilos, y si bien el uso los ha convertido en tópicos, no por ello resultan menos útiles a la hora de encuadrar su legado.

    La primera época abarca las composiciones escritas hasta 1800, caracterizadas por seguir de cerca el modelo establecido por Mozart y Haydn y el clasicismo en general, sin excesivas innovaciones o rasgos personales. A este período pertenecen obras como el célebre Septimino o sus dos primeros conciertos para piano.

    Una segunda manera o estilo abarca desde 1801 hasta 1814, período este que puede considerarse de madurez, con obras plenamente originales en las que Beethoven hace gala de un dominio absoluto de la forma y la expresión (la ópera Fidelio, sus ocho primeras sinfonías, sus tres últimos conciertos para piano, el Concierto para violín).

    La tercera etapa comprende hasta la muerte del músico y está dominada por sus obras más innovadoras y personales, incomprendidas en su tiempo por la novedad de su lenguaje armónico y su forma poco convencional: la Missa solemnis y los últimos cuartetos de cuerda representan la culminación de este período y del estilo de Ludwig van Beethoven.

Más en este número Nosotros los monos »