facebook
Menu

Roald Dahl

Roald Dahl (1916/1990) nació en Llandaff, Gales. Harald, su padre, oriundo de Noruega tenía dos hijos de su primer matrimonio cuando conoció a Sofie Magdalene Hesselberg con quien tuvo cinco hijos más (el tercero y único varón fue Roald).

Harald murió cuando Roald tenía solo tres años, meses después de la muerte de su hermana mayor. Estas dos pérdidas golpean duramente a la familia que sobrevive con dificultades económicas. Frecuentes viajes a Noruega para las vacaciones constituirán luego felices evocaciones para Roald.

No tan feliz en cambio fue el período escolar. Ingresa en Llandaff Catedral School y luego en Repton Derbyshire, esta última junto a Cadbury’s que regularmente involucra a los alumnos en las degustaciones de las tabletas de chocolate. Su infancia la reflejaría más tarde en Boy, de carácter autobiográfico.

Al estallar la guerra se alista en la RAF y apenas logra ser reclutado en virtud de su larga talla (más de dos metros). Sus combates en Libia contra los italianos y otros riesgosos episodios bélicos están volcados en otra obra autobiográfica, Volando solo. Es herido, regresa y es luego nombrado agregado militar aéreo en Washington, donde inicia su actividad literaria.

C. S. Forrester, autor de Captain Hornblower le pide su versión de la guerra con idea de hacer un relato (Pan comido), pero es el mismo Roald quien lo escribe impresionándolo de tal modo que el mismo Forrester le busca un editor de revista para su publicación.

A partir de allí permanece en EEUU y alcanza notoriedad por sus historias cortas. Su primera novela The Gremlins (1943) llevada al cine en 1984 por Joe Dante, está adaptada de un guión escrito para la Disney. Some One like you (1953), libro de cuentos, se convierte en best seller, e incursiona en el teatro con The Honeys (1955), en tanto Kiss Kiss (1959) lo consolida como escritor de ficción. Continúa con los guiones, entre otras, You Only Live Twice (1967) y Chitty Chitty Bang Bang (1968), adaptaciones de Ian Fleming, ambas para James Bond, pero no le satisfacen luego las versiones cinematográficas.

En 1960 había regresado a Inglaterra para instalarse en Buckinghamshire. Allí, en una cabaña en los fondos de su casa de sórdido aspecto, desaliñada y llena de objetos curiosos que coleccionaba (un bollo con papel de plomo de sus consumos de chocolate, un hueso de cadera), pero que a él le parece encantadora, escribe sus mejores obras. Debe interrumpir su producción a causa de varios episodios trágicos familiares: muere de encefalitis Olivia, su hija mayor, Theo, su hijo de tres años sufre un accidente vial con daño cerebral del que se recuperará entre otras cosas por una válvula desarrollada por Roal junto a dos amigos que aún hoy se usa para casos similares, Patricia Neal, su primera esposa sufre tres ataques masivos aunque logra recuperarse continuando su carrera de actriz.

James y el melocotón gigante (1961) y Charlie y la fábrica de Chocolate (1964) se publican en EEUU en 1967 y mucho después en Inglaterra. Este último logra favorables críticas y lo lanza a la fama. Elaine Moss lo califica como sumamente divertido y además conmovedor. En China alcanza una venta sin precedentes: dos millones de ejemplares.

A continuación, se suceden los éxitos: El dedo mágico (1966), El superzorro (1970), Charlie y el gran ascensor de cristal (1978), Que asco de bichos. El cocodrilo enorme (1978), Danny el campeón del mundo, Los cretinos (1980), La maravillosa medicina de Jorge (1980), El gigante bonachón (1982), Cuento en verso para niños perversos (1982), Las brujas (1983) con el que logró el premio Whitbread, Boy (1984), Volando solo (1986), Agu trot (1990), El vicario que hablaba al revés (1991), Mi año (1991) de carácter biográfico y Los Mimpins (1991). Su penúltimo libro, Matilda es también un gran éxito.

El 23 de noviembre de 1990, a los 74 años murió cuando se hallaba en plena actividad trabajando en El párroco de Nibbleswicke. Sus libros han seguido creciendo en popularidad. En el Reino Unido totalizan los 30 millones, a razón de un millón por año y en EEUU ya son best-sellers, condición a la que nunca llegaron en vida de Roald.

Más allá de su célebre literatura infantil, también ha escrito para adultos destacándose algunas narraciones por el humor negro y otras por su carga erótica, logrando también conjugar ambas características con una sorprendente habilidad. Algunos cuentos fueron adaptados para la televisión en una antología, Relatos de lo inesperado. Otros trabajos son: La venganza es mía S. A. (1980), Mi tío Oswald (1979), El gran cambiazo (1975) e Historias extraordinarias (1977).

Obras del autor en La Púrpura de tiro