facebook
Menu

Año 1 #1 Octubre 2014

La casa de los conejos

Mal les pese a algunos, los argentinos seguiremos hablando de la dictadura terrorista (1976-1983) aun por mucho tiempo. En el caso de Laura Alcoba, con poesía e intensidad, porque Alcoba es, verdaderamente, una escritora poética e intensa.

 

 

Editorial Edhasa, Buenos Aires, 2008.

 

 

 

Capítulo 1

 

La Plata, Argentina, 1975.

 

 

 

Todo comenzó cuando mi madre me dijo: "Ahora, ¿ves?, nosotros también tendremos una casa con tejas rojas y un jardín. Como querías".

 

Hace ya varios días que vivimos en una nueva casa, lejos del centro, a orillas de los inmensos terrenos baldíos que rodean La Plata —esa franja que ya no es la ciudad ni es, aún, el campo. Frente a la casa hay una antigua vía de ferrocarril desafectada, basuras y desechos abandonados, al parecer, hace ya mucho tiempo. De cuando en cuando, una vaca.

 

Hasta hace muy poco, vivíamos en un pequeño departamento de una torre de hormigón y vidrio de la Plaza Moreno, justo al lado de la casa de mis abuelos maternos, frente a la Catedral.

 

Allá, a menudo, yo soñaba en voz alta con la casa en que hubiera querido vivir, una casa con tejas rojas, sí, y un jardín, una hamaca y un perro. Una casa como ésas que se ven en los libros para niños. Una casa como aquéllas, también, que yo me paso el día dibujando, con un enorme sol muy amarillo encima y un macizo de flores junto a la puerta de entrada.

 

Tengo la impresión de que ella no ha comprendido bien. Referirme a una casa de tejas rojas era, apenas, una manera de hablar. Las tejas podrían haber sido rojas o verdes; lo que yo quería era la vida que se lleva ahí dentro. Padres que vuelven del trabajo a cenar al caer la tarde. Padres que preparan tortas los domingos siguiendo esas recetas que uno encuentra en gruesos libros de cocina, con láminas relucientes, llenas de fotos. Una madre elegante con uñas largas y esmaltadas y zapatos de taco alto. O botas de cuero marrón y, colgando del brazo, una cartera haciendo juego. O en todo caso sin botas, pero con un gran tapado azul de cuello redondo. O gris. En el fondo, no era una cuestión de color, no, ni en el caso de las tejas, las botas o el tapado. Me pregunto cómo hemos podido entendernos tan mal; o si en cambio ella se obliga a creer que mi único sueño, el mío, está hecho de jardín color rojo.

 

Por otro lado, era un perro lo que yo más quería.

 

O un gato. Ya no sé.

 

* * *

 

Mi madre se decide finalmente a explicarme, a grandes rasgos, lo que pasa. Hemos tenido que dejar nuestro departamento, dice, porque desde ahora los Montoneros deberán esconderse. Es necesario, ciertas personas se han vuelto muy peligrosas: son los miembros de los comandos de las AAA, la Alianza Anticomunista Argentina, que "levantan" a los militantes como mis padres y los matan o los hacen desaparecer. Por eso debemos refugiarnos, escondernos, y también resistir. Mi madre me explica que eso se llama "pasar a la clandestinidad". "Desde ahora viviremos en la clandestinidad." Esto, exactamente, es lo que dice.

 

Yo escucho en silencio. Entiendo todo muy bien, pero no pienso más que en una cuestión: la escuela. Si vivimos escondidos, ¿cómo voy a hacer para ir a clase?

 

"Para vos, eso será como antes. Con que no digas a nadie dónde vivimos, ni siquiera a la familia, suficiente. Todas las mañanas te vamos a subir al micro. Vas a bajar solita en Plaza Moreno: ya conocés el lugar. El micro para justo en la puerta de los abuelos. Ellos se van a ocupar de vos durante el día. Y ya veremos la manera de pasarte a buscar a la tardecita o a la noche."

 

* * *

 

Voy sola en un colectivo refulgente, todo festoneado de motivos rojo y plata, pero no por eso menos destartalado y zangoloteante. Las manos gruesas del chofer aferran un manubrio forrado en tela de alfombra de color verde y naranja. A su izquierda, como en casi todos los colectivos, cuelga una foto de Carlitos Gardel, con su eterno pañuelo blanco al cuello y su sombrero ligeramente inclinado sobre los ojos. Más allá, una imagen de la Virgen de Luján, esa diminuta señora apenas visible bajo su manto celeste con arabescos de oro, aplastada por una corona de piedras preciosas, ensartada por los gruesos rayos que emite su propio cuerpo glorioso. Hay también calcomanías para advertir a los pasajeros que el chofer es "hincha" de Gimnasia y Esgrima de la Plata. Y por si no ha quedado claro, un banderín de flecos desteñidos adosado al respaldo de su asiento. En cuanto a la franja autoadhesiva con los colores de la bandera argentina, en la parte superior del parabrisas, ésa sí es idéntica a la que pegan todos los colectiveros de la ciudad, ya sean de Estudiantes o incluso de Boca Juniors, el gran club de fútbol de Buenos Aires.

 

En el barrio donde vivimos ahora, la calle está como bombardeada de baches hondísimos entre los que el colectivo y los autos tratan de abrirse un camino lo más clemente posible. Por suerte, los barquinazos se hacen más esporádicos a medida que nos acercamos al centro, a la Plaza Moreno.

 

* * *

 

Del altillo secreto que hay en el cielorraso no voy a decir nada, prometido. Ni a los hombres que pueden venir y hacer preguntas, ni siquiera a los abuelos.

 

Mi padre y mi madre esconden ahí arriba periódicos y armas, pero yo no debo decir nada. La gente no sabe que a nosotros, sólo a nosotros, nos han forzado a entrar en guerra. No lo entenderían. N o por el momento, al menos.

 

Mamá me contó de un niño que había visto el escondite que sus padres camuflaban detrás de un cuadro. Pero los padres se habían olvidado de explicarle hasta qué punto es importante callar. Era un niño muy pequeño, que apenas sabía hablar. Seguramente, habrían creído que no era necesario, que él no podía decir nada a nadie o que, de todas maneras, 110 podría comprender sus advertencias.

 

Cuando los hombres de la policía llegaron a la casa, revolvieron todo, y no encontraron nada. Ni una sola arma, ni el periódico de la organización, ni siquiera un libro prohibido. ¡Y eso que hay muchos, muchísimos libros en su lista...! Nada de lo que veían en aquella casa podía considerarse "subversivo". Y es que a nadie de aquella "patota" se le había ocurrido, claro, mirar detrás del cuadro.

 

Cuando ya estaban por salir, casi en el umbral de la puerta de calle, uno de ellos volvió sobre sus pasos. De pronto se había dado cuenta de que durante toda la requisa, el niño aquel, ese bebé que sabía apenas unas pocas palabras, había señalado el cuadro con el dedo, diciendo a media lengua ¡Ahí! ¡Ahí! El hombre descolgó el cuadro. Todos están presos ahora, por culpa del niño que apenas sabía hablar.

 

Pero mi caso, claro, es totalmente diferente. Yo ya soy grande, tengo siete años pero todo el mundo dice que hablo y razono como una persona mayor. Los hace reír que sepa el nombre de Firmenich, el jefe de los Montoneros, e incluso la letra de la marcha de la Juventud Peronista, de memoria. A mí ya me explicaron todo. Yo he comprendido y voy a obedecer. No voy a decir nada. Ni aunque vengan también a casa y me hagan daño. Ni aunque me retuerzan el brazo o me quemen con la plancha. Ni aunque me claven clavitos en las rodillas. Yo, yo he comprendido hasta qué punto callar es importante.

 

* * *

 

Por fin llego a casa de mis abuelos. Una vez más, me recibe la voz de Julio Sosa. Mi abuelo escucha tangos cada mañana, antes de partir a Buenos Aires, donde tiene su estudio.

 

Mi abuelo es abogado, pero no se ocupa de política. No, él no quiere líos. Desde siempre ha defendido a contrabandistas, estafadores, ladrones de todo tipo. Siente una profunda ternura por esos "atorrantes" que le suelen profesar, en reciprocidad, una especie de devoción fraternal. Es verdad que una vez uno de ellos, huésped temporario de su casa, desapareció llevándose con él la bañadera. Pero aquí nadie detesta a otro por haber caído en la tentación. Era una bañadera hermosa, toda de mármol, una verdadera pieza para coleccionistas. Prueba, sin duda, de que conocía su oficio.

 

Pero por lo demás, de esos muchachos (más allá del disgusto de haber tenido que conformarse con la ducha y de ver esfumarse unos cuantos objetos de valor, aquí y allá), no hay nada que temer. Él siempre ha pensado que los pequeños tránsfugas son "hombres de honor". Salvando ciertas tribulaciones más bien cómicas, cuyo divertido relato, siempre enriquecido de circunstancias y pormenores nuevos, corona casi todos los almuerzos dominicales (las numerosas hermanas de mi madre se libran, a lo largo de la tarde, a verdaderas justas oratorias: a ver quién describe con mayor gracia el papel disparatado que uno u otro de estos sinvergüenzas han osado interpretar en la casa de su protector, cuando éste tuvo la gentileza de recibirlos); más allá de eso, digo, nadie ha tenido jamás de qué quejarse. Por el contrario: si no se van con una bañadera bajo el brazo, están dispuestos a volverse útiles en caso de necesidad —son expertos en el bricolaje de lo cotidiano, virtuosos componedores de la dura existencia—. Pero tampoco ellos tienen nada que ver con la política. No quieren poner el mundo patas arriba. Solamente hacer malabares con las cosas como son. Lo que da miedo a mi abuelo son aquellas personas que quieren cambiar todo.

 

* * *

 

Nos disponemos a salir para la escuela, con mi tío Luis, el hermano menor de mi madre, mi abuela y mi tía Sofía.

 

Sofía es una enferma mental, pero eso no se dice. Es como una niña. Apenas sabe escribir.

 

En mi escuela, ayuda en la secretaría. Pasa a recoger las listas de asistencia por las aulas y, durante el recreo, ceba mate a las maestras. Ella cree que trabaja, pero la verdad es que mi abuelo envía todos los meses un sobre a la directora, y la directora se lo entrega a mi tía cuidándose muy bien de revelar el origen familiar. Gracias a esa pequeña mentira, Sofía se siente útil, necesaria al punto de merecer un pago. Mis abuelos piensan que eso le hace bien, y de todas maneras, no se les ocurre otro modo de mantenerla ocupada durante todo el día.

 

Pero ahora, por las noches, después de comer, mi abuela me lleva siempre a casa de Carlitos, su hermano.

 

Y esto es por causa de la señora que teje.

 

Desde hace algunos meses hay un auto negro, estacionado el día entero frente a la casa de mis abuelos. Adentro, una mujer rubia que teje, vestida de modo bastante austero y con un rodete plantado en lo más alto del cráneo. Tiene un parecido con Isabel Perón, pero es algo más joven y mucho más bonita. A veces, la acompaña un hombre; por lo común, está sola. Nosotros esperamos a que se vaya para salir y llegarnos a casa de Carlitos, por donde mi madre pasará a buscarme.

 

* * *

 

Hoy, en casa del hermano de mi abuela, apenas si tengo tiempo de jugar con el perro. Mis padres han venido a buscarme, los dos juntos esta vez, y mucho más temprano que de costumbre. En seguida salimos hacia nuestra casa de tejas rojas.

 

En el nuevo barrio hay pocos semáforos. Antes de atravesar una calle, hay que tocar bien fuerte la bocina para prevenir a los autos que puedan salirnos al cruce.

 

Desde que subimos al auto, no hablamos ya sino de manera entrecortada, tratando de que los estridentes bocinazos no rompan el hilo de nuestras frases. Se los escucha estallar en todas partes: a derecha, a izquierda; apenas unos metros más adelante o unos metros atrás: un petardeo que asalta por todos los flancos. Como señales podrían parecer confusas, pero es cuestión de costumbre. El que conduce siempre parece saber cuál de tantas advertencias le ha sido destinada.

 

Esta vez, también, mi padre tocó bocina, pero el auto que venía por la calle transversal siguió sin detenerse. El choque fue muy violento, y mi cabeza la primera en lanzarse contra el parabrisas.

 

Lo más importante entonces es no detenerse. La policía podría llegar para ver qué pasa. En casa está el altillo secreto. Y mis padres no han recibido aún sus documentos falsos, porque lleva mucho tiempo hacer papeles que la policía pueda tomar por verdaderos. Además, me olvidaba, nuestro Citroen 2CV rojo es un auto robado.

 

El autito empieza a toser. Ahora se para, pero mi padre logra hacerlo arrancar. Se para, nuevamente. Y nosotros lo abandonamos apenas arrimado a la vereda, y nos perdemos por las calles transversales, sin mirar una sola vez atrás.

 

 

 

 

 

Capítulo 2

 

 

 

Todos los días, al salir de clase, voy primero a casa de mis abuelos con Sofía y con Luis, el hermano menor de mi mamá, que asiste a la misma escuela que yo.

 

Por el camino de vuelta, se supone que Sofía nos cuida, y que eso también es parte de su trabajo. Pero mi tío y yo hacemos realmente lo que nos da la gana. Salimos corriendo a toda velocidad, o simulamos desandar el camino, como si remontáramos el curso del tiempo y fuera de nuevo la hora, no de volver a casa, sino de entrar al aula. Hagamos lo que hagamos, Sofía parece siempre desbordada. Nos divierte obligarla a correr de esa manera. "¡Paren! ¡Espérenme!" Resulta verdaderamente cómica en ese cuerpo con el que no sabe qué hacer, demasiado grande y gordo para ella, tan torpe y tan perdida.

 

Una vez en casa de mi abuelo, tomamos la leche mientras escuchamos siempre el mismo cassette de Julio Sosa. El varón del tango, dice la cajita. Yo misma lo he leído.

 

* * *

 

La señora que teje hoy no está en su puesto. ¿Habrá comprendido que nosotros comprendimos? A menos que alguien la haya relevado. Hay tanta gente en la Plaza Moreno, frente a la casa de mi abuela.

 

Gente que pasea, un hombre que lee el diario en un banco, novios que se han tendido sobre el césped para abrazarse y acariciarse como si tuvieran todo el tiempo del mundo, y, por supuesto, muchos niños.

 

Lo mismo da: nosotros continuamos alertas. Vamos a casa de Carlitos, mi abuela y yo (aunque hoy quizás sea una de mis tías quien me lleva), cuando ya casi es de noche. Nos detenemos varias veces por el camino, para ver si alguien nos sigue. No es más que una cuestión de rutina.

 

Casi siempre, soy yo la que se vuelve a mirar hacia atrás. Resulta más natural que un niño pare, dé media vuelta y desande sus propios pasos; en un adulto, en cambio, este comportamiento podría considerarse sospechoso, signo de una inquietud que nos pondría en peligro de llamar la atención. Por mi parte, aprendí a disimular estos actos de prudencia bajo la apariencia de un juego. Me adelanto encadenando tres saltitos, luego entrechoco las palmas y me doy vuelta de pronto, saltando con los pies juntos. Entre la casa de mi abuela y la de su hermano Carlitos, tengo tiempo de hacerlo unas diez veces, comprobando, así, que nadie nos ha descubierto y nos persigue.

 

Si algo me resulta sospechoso, se lo digo al adulto que me acompaña. Entonces nos paramos frente a alguna vidriera, o fingimos habernos equivocado de camino, tratando de entender de qué se trata.

 

Hoy, las cosas no son como habitualmente. Mi abuela me comunica que mi madre acaba de llamar por teléfono. Esta noche no iremos a casa de Carlitos. Mi padre ha caído preso una vez más. Deberé quedarme en casa de mis abuelos hasta que mi madre dé noticias. Ella dijo que volvería a llamar, sí. Pero ¿cuándo?

 

* * *

 

Finalmente, he ido a la cárcel a ver a mi padre con mis abuelos paternos.

 

Un gran patio empedrado. Un día hermosísimo.

 

Mi padre estaba todo vestido de azul, como los otros, y con el pelo cortado casi al rape. Había más presos de su edad, cuyos hijos y padres venían a verlos por primera vez. Todos parecían haber caído hacía muy poco. También nosotros, hoy, hacemos nuestro debut como visitantes.

 

Antes de dejarnos entrar a ese gran patio, una señora enorme y muy bella, vestida de trajecito e izada sobre tacos altísimos, dijo que nos requisaría, a mi abuela y a mí, mientras mi abuelo, con el grupo de los hombres, debió ir detrás de un policía bajito y barrigón, muy moreno y de bigote tupido.

 

Ocurrió en un cuarto muy pequeño adonde las mujeres que venían de visita iban entrando por turno. Yo entré en esa piecita al mismo tiempo que mi abuela. Al principio, me decía que habíamos tenido suerte en que nos tocara aquella señora tan elegante (¡mirá, ella usa también rodete!), aunque me molestó, sí, que me palpara.

 

Mi abuela debió quedar en bombacha y corpiño. Sus senos son enormes, pero sobre todo fofos y caídos. Parecía incomodada que yo la mirase. Yo también estaba incómoda, en verdad, sobre todo a causa de sus senos y esos trazos diminutos y violáceos que le estrían los muslos y en los que yo nunca había reparado.

 

La bella señora de traje se tomó tiempo en revisar a mi abuela. Deslizó una mano entre sus senos, los alzó varias veces, alternativamente, e incluso los apretó, como quien modela una pasta informe y reblandecida. Después le palpó las nalgas y deslizó la mano también entre sus muslos.

 

Formábamos un grupo extraño en el patio luminoso de la cárcel de La Plata. Unos al lado de otros, a pleno rayo del sol, parecíamos habernos dado cita para algún tipo de conmemoración; pero era una reunión muy particular, porque aquéllos que vestían de azul ya no podrían salir. Por el momento al menos.

 

Mi padre pidió que le escriba todas las semanas. Me dijo que leerme, claro, le ayudará. No hablamos de mi madre, ni del altillo secreto, ni de nada de todo eso. Tratamos de hablar de otras cosas, y de otros. De charlar, nomás, como si nada pasara.

 

Después mi abuelo le preguntó a mi padre cómo estaba, y mi padre le preguntó a mi abuela cómo estaba, y luego me tocó a mí responder a la misma pregunta. Todos, cada uno a su turno, hemos dicho que todo estaba bien.

 

 

 

 

 

Capítulo 3

 

 

 

Hoy mi abuelo y yo tenemos cita con mi madre. ¿Cuánto tiempo hace que no la veo? ¿Dos, tres meses, quizá?

 

Los dos vamos a su encuentro en una de esas plazas tan lindas de La Plata, con caminos de anchas lajas blancas y árboles en flor. Aparentemente, ella ha dejado dicho que la esperáramos junto a la calesita.

 

Mi abuelo me propone dar una vuelta, pero yo no tengo ganas. Sentada en un banco junto a él, me miro los zapatos y me aferro a su mano mientras la calesita gira ensordeciéndome con una música festiva, campanitas ñoñas y un corito chillón.

 

Es un día de mucho sol, pero el sol me molesta, y entrecierro los ojos.

 

Lo que me gusta de fruncir los párpados en estos baños de luz, es que empiezo a percibir las cosas de manera muy diferente. Me gusta sobre todo el momento en que el contorno de las cosas se desdibuja y parecen perder volumen.

 

Cuando el sol brilla intensamente, como hoy, puedo llegar más rápido a ese punto en que todo se transforma y yo me encuentro en medio de imágenes planas, como pegadas a una lámina de luz. Por la sola presión de mis párpados, consigo hacer que el mundo retroceda y a veces, incluso, aplastado contra ese fondo luminoso. Hasta la música de fiesta termina por estrellarse contra ese telón enceguecedor.

 

Si logro hacerlo, me esfuerzo por quedarme así tanto tiempo como sea posible. Pero ese encuadre tan particular se desajusta en seguida, a veces tan pronto como se lo alcanza. Hoy, incluso, las formas de las cosas se me resisten. Muy rápidamente, todo vuelve a inflarse y tomar cuerpo y el libro de luz en que me hallaba desaparece.

 

Sin embargo, hago una última vez la prueba porque soy testaruda, y me encanta ver cómo las cosas se hacen trizas por la sola fuerza de mi mirada. Vuelvo a arrojar lejos todo lo que me rodea para que se haga trizas contra el telón de fondo. Mi abuelo incluido. Esta vez, todo se aplasta rápidamente, como si yo hubiera podido aquilatar la breve experiencia adquirida.

 

Pero también parece que la calesita, los árboles, mi abuelo y hasta las campanitas hubieran ganado en resistencia. A pesar de la violencia con que los he visto estrellarse, ahora vuelven a inflarse más rápidamente y con más vigor que antes. Yo abandono por el momento la partida.

 

Mi abuelo se incorpora. Mi madre seguramente acaba de llegar. El decorado ha vuelto hace tiempo prolijamente a su sitio: los árboles, la calesita, los niños. Mamá era lo único que faltaba.

 

Yo también me pongo de pie y alzo la vista a una mujer que se parece mucho a aquella que esperamos —la actitud de mi abuelo, de hecho, lo confirma— pero que a mí me cuesta reconocer.

 

Mi madre ya no se parece a mi madre. Es una mujer joven y delgada, de pelo corto y rojo, de un rojo muy vivo que yo no he visto nunca en ninguna cabeza. Tengo un impulso de retroceder cuando ella se inclina para abrazarme.

 

Soy yo, mamá... ¿No me conocés? Es por este color de pelo...

 

Mi abuelo y mi madre intercambian apenas unas cuantas palabras.

 

Creo entender que ella trata de tranquilizarlo.

 

De pronto el sol brilla más fuerte. El pelo rojo sobre la cabeza de ésta que ha venido a buscarme relumbra como el fuego. Qué estruendo, es ensordecedor. Una vez más, vuelvo a fruncir los párpados, tan fuerte como puedo, mucho más fuerte que antes. Inútil.

 

Desde ahora, lo sé, la luz no estará de mi lado. Mi abuelo se va y nosotras salimos en sentido contrario, lejos de la calesita y de la plaza llena de sol.

 

* * *

 

Como cada vez que me reencuentro con mi madre después de una larga ausencia, tengo derecho a una muñeca.

 

Cuando mis padres cayeron presos por primera vez (yo debía de tener unos tres o cuatro años, tal vez un poco más), a su regreso, recuerdo, me regalaron una sirena rubia de plástico, que acunaba entre sus brazos un niño muy pequeño.

 

Aquella vez, para que yo no me angustiara, a mis abuelos se les ocurrió decirme que mi padre y mi madre habían partido "a Córdoba, por su trabajo", pero yo había entendido muy bien que estaban en la cárcel, y que aquello no tenía nada que ver con su trabajo, sino, probablemente, con una temporada que habían pasado en Cuba mucho tiempo atrás. Por eso, en mi memoria, esa primera estadía en prisión y mi pequeña sirena plástica siguen estrechamente asociadas a la ciudad de Córdoba y un poco, también, a La Habana, aunque en realidad la cárcel haya estado mucho más cerca, y la pequeña sirena de plástico hubiera sido comprada, probablemente, a la vuelta de la esquina. Aun hoy, cada vez que la miro, y aun sabiendo perfectamente la verdad, tengo la impresión de que mis padres fueron a buscarla muy, pero muy lejos, para mí, al Caribe o algún lugar semejante. Por eso también, aunque sé que Córdoba no tiene nada que ver con esta historia, yo la llamo "mi sirenita rubia cordobesa" y es estrictamente por eso mi muñeca preferida. Además, sea como sea, en verdad, cuanto más la miro, más me parece llegada de otro mundo, completamente diferente.

 

Esta vez, yo puedo elegirla, a mi muñeca del reencuentro. Entramos en un negocio y mi madre me dice:

 

Dale, elegí. La que más te guste.

 

Yo me detengo delante de una muñeca rechoncha y mofletuda, negra, de pelo largo y rizado. Mi madre paga rápidamente en la caja, murmura a la vendedora unas palabras apenas inteligibles; la vendedora parece haber comprendido que no vale la pena envolverla; y nos vamos en seguida.

 

Mi madre me lleva aferrada de la mano.

 

Yo aferro fuerte, en la otra mano, la manito de la muñeca hermosa que me acompaña.

 

 

 

 

 

  • Laura Alcoba
    Alcoba, Laura

    Laura Alcoba (La Plata, Argentina, 1968) es una escritora y traductora argentina que, por razones políticas, desde los diez años reside en París. Se licenció en letras en l'Ecole Normale Supérieure, y es especialista en el Siglo de Oro español. Actualmente ejerce la docencia en la Universidad de París y trabaja como traductora de teatro.

    La casa de los conejos (2008), su primera novela, fue publicada originalmente en Francia por Gallimard y traducida al alemán, el inglés y el italiano. Jardín blanco (2010) es su segunda novela, y fue recibida por el elogio unánime de la crítica francesa. Los pasajeros del Anna C. (2012) es su última novela.

    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-4663-2012-05-07.html