facebook
Menu

Año 4 #41 Marzo 2018

Un trío de Shostakovich

El trío número 2 para piano, violín y violonchelo es una obra hermosa y profunda. Pero la interpretación de Martha Argerich, Gidon Kremer y Mischa Maisky es, sencillamente, deslumbrante. La tensión es continua, ya acompañada de violencia ya de dulzura.

 

 

“Trato de estudiar la pieza que voy a interpretar, pero no solamente la partitura sino que investigo sobre el compositor, la época y condiciones en las que escribió el tema, su vida en aquel momento. Trato de pensar en lo que él trataba de expresar. Y es maravilloso porque uno encuentra muchas cosas en el camino. Y tratar de llevar eso a públicos tan diferentes alrededor del mundo es muy excitante. Para una buena actuación se necesita la combinación de muchas cosas. En primer lugar estar cómodo. El artista tiene que estar en buena condición, tanto física como emocionalmente. Necesitas tener la mejor compañía, ya sea una orquesta de cámara o una gran orquesta. Comunicación con el director de la orquesta. La acústica también es importantísima. Y, por supuesto, la audiencia. La correcta combinación de todo esto te permitirá una buena interpretación. Pero, claro, como todos somos seres humanos es difícil que todo esto funcione a la vez. No somos máquinas."

Mischa Maisky

 

Trío No.2 para piano, violín y vilonchelo de Dimitri Shostakovich 

 

 Intérpretes: Gidon Kremer (violín) Mischa Maisky (violonchelo) Martha Argerich (piano). Vivo, 1998.

 

 

 

 

  • Gidon Kremer
    Kremer, Gidon

    Gidon Kremer (1947) nació en Riga (entonces parte de la Unión Soviética, hoy Letonia), en una familia de origen judío-alemán. Su padre era un superviviente del Holocausto. Empezó a tocar el violín a los cuatro años, recibiendo clases de su padre y su abuelo, ambos violinistas profesionales. Estudió en la Escuela de Música de Riga y con el gran David Oistrakh en el Conservatorio de Moscú. En 1967 ganó el tercer premio en el Concurso Reina Elisabeth de Bruselas. Después, en 1969, consiguió el segundo premio en el Concurso Internacional de Violín de Montreal, seguido por el primer premio en el Concurso Paganini de Génova. Finalmente, consiguió el primer premio en 1979 en el Concurso Internacional Chaikovsky de Moscú.

    Kremer es conocido por su amplio repertorio, que comprende desde Vivaldi y Bach hasta compositores contemporáneos. Ha dado a conocer obras de compositores como Astor Piazzolla, George Enescu, Philip Glass, Alfred Schnittke, Leonid Desyatnikov, Alexander Raskatov, Alexander Voustin, Lera Auerbach, Pēteris Vasks, Arvo Pärt, Roberto Carnevale y John Adams. Entre los muchos compositores que le han dedicado obras se cuentan Sofia Gubaidulina (Offertorium) y Luigi Nono (La lontananza nostálgica utópica futura). Ha tocado con Valery Afanassiev, Martha Argerich, Oleg Maisenberg, Mischa Maisky, Yuri Bashmet y Vadim Sakharov. Tiene una larga discografía con Deutsche Grammophon, para la que graba desde 1978; ha grabado también para Philips, Decca, ECM y Nonesuch Records.

  • Mischa Maisky
    Maisky, Mischa

    Mischa Maisky (1948, Riga, Letonia, entonces parte de la Unión Soviética) comenzó a tomar clases de violonchelo a los nueve años, primero en la Escuela de Música Municipal y después en el Conservatorio de Riga. Sus hermanos tocaban ya el piano y el violín, así que la elección del violonchelo fue una decisión natural. En 1962, a los 14 años, se cambió al Conservatorio de Leningrado. Un año después fue admitido al Conservatorio de Moscú, en la clase de Mstislav Rostropóvich. En 1966logró el sexto puesto en el Concurso Internacional Chaikovski en Moscú.

    En 1970 fue condenado a pasar dos años en un campo de trabajo cerca de Gorki, quizás debido a que su hermana se había exiliado a Israel el año anterior. Un amigo médico lo trasladó a una clínica psiquiátrica, puesto que ésta era la única posibilidad para escapar de su arresto. Después de su puesta en libertad emigró a Israel y trasladó después su residencia a Bélgica.

    En 1973 ganó el Concurso Internacional de violonchelo Gaspar Cassadó en Florencia. En el mismo año debutó en el Carnegie Hall con la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh bajo la dirección de William Steinberg. Tras el concierto, un admirador anónimo le regaló un violonchelo Montagnana de 1720. Por mediación de Rostropóvich estudió con Gregor Piatigorsky en Los Ángeles. Durante cuatro meses tocó y habló casi cada día con él, mientras que con Rostropóvich, esto sólo era posible cuando no estaba de gira. Es pues el único chelista que ha recibido clases de Rostropóvich y Piatigorsky. Respecto a los ocho años de estudio repartidos entre sus dos grandes maestros, Maiski dice: "Ambos son figuras únicas en el mundo de la música. Son irrepetibles y diferentes a los demás, pero muy similares entre sí. Una de las cosas fundamentales que aprendí tanto de Rostropóvitch como de Piatigorski fue que debía concentrarme en mi instrumento como tal. Es decir, como algo que no es más que un vehículo para llegar al absoluto, que es la música".

    En 1982 comenzó una colaboración con Deutsche Grammophon. La primera grabación fue el Doble concierto para violín y chelo de Brahms junto a Gidon Kremer y la Filarmónica de Viena, dirigida por Leonard Bernstein. Le siguió en 1985 una grabación de las Suites para violonchelo solo de Bach. Desde entonces muchas de sus grabaciones han sido merecedoras de importantes premios internacionales, incluyendo el Grand Prix du Disque y el Record Academy Prize. En 1992 tocó por primera vez en los Proms de Londres, y al año siguiente en el Festival de Salzburgo junto a Martha Argerich.

    Durante su carrera ha formado tándem con los pianistas Martha Argerich y Radu Lupu, el violista Gidon Kremer y los directores Leonard Bernstein, Zubin Mehta, Vladímir Ashkenazi, Daniel Barenboim y Giuseppe Sinopoli. Ha tocado en los escenarios de todo el mundo y realizado cientos de grabaciones.

    En 2003, tocó el Adagio con Variaciones de Respighi y Kol Nidrei de Max Bruch, en el St. Petersburg Symphony Hall con la orquesta titular y Yuri Temirkanov durante la celebración de los 300 años de San Petersburgo. También ha formado parte de un trío de estrellas, junto con Itzhak Perlman y Evgeny Kissin, que actuó en el Carnegie Hall en diciembre de 2015.

    Es el padre de la pianista Lily Maisky (nacida en 1987), con la cual actúa a menudo a dúo.

     

  • Martha Argerich
    Argerich, Martha

    Martha Argerich (Buenos Aires, 1941) es uno de los pianistas más importantes de la historia. En el año 1949, con solamente ocho años, da su primer concierto oficial, en el que interpreta una obra de Mozart. No tarda mucho en empezar a recibir clases del prestigioso Vicente Scaramuzza. En 1954 se traslada a Viena, donde le imparte clases Friedrich Guida, y seguidamente a Ginebra, donde tiene como profesores a Madeleine Lipatti y a Nikita Magaloff. En 1957 gana dos concursos de piano, y en el año 1960 vuelve a recibir clases de otro prestigioso músico, el italiano Arturo Benedetti Michelangeli.

    En el año 1965 participa en el Concurso Internacional de Piano Frédéric Chopin, en el que interpreta piezas de Chopin y de Listz, consiguiendo el primer premio. A partir de la década de los 80, Martha reduce sus interpretaciones de piano como solista y empieza a dedicarse más a los conciertos para piano y música de cámara.

    Además, en el Teatro Colón de Buenos Aires cada año tiene lugar un importante evento musical en su honor, el Festival Martha Argerich, durante el cual se ofrecen conciertos a cargo de músicos llegados de todos los países, así como un concurso de piano cuyo jurado suele estar presidido por Martha.

    En cuanto a su vida personal, Martha se ha casado tres veces. El primer matrimonio fue con Robert Chen, con el que tuvo su hija Lyda. En 1969 se casó con Charles Dutoit, un famoso director de orquesta, con el que tiene a su hija Annie. En 1973 se separa, y poco después contrae matrimonio con el pianista estadounidense Stephen Kovacevich, con el cual tiene a su tercera hija, Stephanie. Desde 1954 vive en la ciudad de Bruselas.

    Como pianista clásica, Argerich está considerada como una de las máximas exponentes de su generación, y a  lo largo de su vida ha obtenido un gran número de premios y reconocimientos como el Premio Konex de Platino, el Premio Konex de Brillante, tres Premios Grammy o el Premio otorgado por la Asociación Japonesa de las Artes.