facebook
Menu

Año 4 #40 Febrero 2018

El tango según Mederos

Rodolfo Mederos juega en las grandes ligas del tango y de la música en general. Aquí lo presentamos con el Cuarteto Gianneo que ha obtenido tres veces el premio al mejor conjunto de música de cámara (2007, 2009 y 2015).

 

Rodolfo Mederos y su Orquesta Típica. (Beijing 2008 )

La Yumba

 

 

Rodolfo Mederos y el Cuarteto Gianneo

Five sensations tango - Piazzolla


1 Asleep

 

2 Loving

 

3 Anxiety

 

4 Despertar

 

5 Fear

 

Cuarteto Gianneo:
Luis Roggero: violín 1
Sebastián Masci: violín 2
Julio David Dominguez: viola
Matías Villafañe: cello
Grabado en el Teatro Colón, Buenos Aires, el domingo 21 de octubre de 2012

 

 

 

  • Rodolfo Mederos
    Mederos, Rodolfo

    Rodolfo Mederos (Buenos Aires, Argentina, 25 de marzo de 1940) es un bandoneonista, director, docente, compositor y arreglador. Fundador de la banda de culto Generación Cero.

    En el plano docente, fue profesor titular de la Cátedra "Elementos técnicos del lenguaje del tango" en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.

    En sus comienzos, estaba hechizado por Astor Piazzolla y sin embargo quería escaparse de esa influencia, pretendía más. Pese a haber tocado con Á. Piazzolla e integrado varios años la orquesta del otro genio del tango: Osvaldo Pugliese -junto con otros jóvenes músicos de su generación que participaban de una similar idea musical- buscaba su propio destino.

    Este porteño nacido en el barrio de Constitución, cuya infancia transcurrió en Entre Ríos y que se fue a estudiar biología a la Universidad de Córdoba, es un estudioso e interprete virtuoso del bandoneón.

    Formó sus primeros conjuntos a partir de 1960 para tocar en las radios de la provincia de Córdoba y en la televisión. Su Octeto Guardia Nueva trascendió hasta tal punto, que el propio Astor al escucharlo en una de sus giras, le propuso que viajara a Buenos Aires.

    Cuando pocos años después Piazzolla vuelve a Córdoba, donde toca en la orquesta de Lorenzo Barbero, lo invita a Mederos a participar en sus recitales.

    En 1965 viaja a Buenos Aires y graba su primer disco "Buenos Aires, al rojo" donde alterna obras de Carlos Cobián y Piazzolla con temas propios. Es promovido, también, por Eduardo Rovira que lo presenta en el local "Tango 66".

    Un año después, ejecuta el bandoneón en la grabación de ocho poemas en las voces de autores pertenecientes al Grupo Barrilete.

    Luego de pasar dos años fuera del país, primero en Cuba y luego en París, vuelve a la Argentina y en 1969 se integra a la nueva orquesta de Osvaldo Pugliese, originada a raíz de la decisión de sus músicos, de seguir únicamente con el sexteto que recién habían armado: Sexteto Tango. Allí comparte la fila de bandoneones con Arturo Penón, Daniel Binelli y Juan José Mosalini.

    En 1972, es arreglador del "Quinteto Guardia Nueva", que tiene a Mosalini y Binelli en bandoneones.

    En 1976 forma un nuevo conjunto, "de culto" para algunos: Generación Cero (Tal vez, la cima de su creatividad y máximo aporte a la música de Buenos Aires)

    La irrupción con su grupo Generación Cero fue poco convencional e irreverente. Su sonido intentaba una triple fusión entre el jazz, el rock y la canción de Buenos Aires. Lucía rebuscados arreglos con reminiscencias impresionistas. Era una ruptura intencional, una búsqueda juvenil que quería transitar un nuevo camino en la música.

    En 1976 aparece el primer larga duración Fuera de broma 8, que inaugura toda una serie exultante de este estilo inconformista y audaz. Lo siguen: De todas maneras (1977), Todo hoy (1978), Buenas noches, Paula (1983), Verdades y mentiras (1984) y Reencuentros (1989).

    No obstante sus características, su propuesta fue adquiriendo trascendencia y su personalidad artística se fue consolidando, logrando el reconocimiento del público, especialmente en el extranjero.

    En 1985 recibió su primer Premio Konex en la categoría Conjunto de Tango / Tango de Vanguardia, como uno de los mejores de la década en Argentina.

    En 1995 con el pianista argentino Daniel Barenboim, famoso director entre otras de la Orquesta Sinfónica de Berlín y el contrabajo de Héctor Console forman un trío que realizó cinco noches memorables con gente sentada en el piso de los pasillos en el teatro Gran Rex de Buenos Aires. Memorable fue su versión de "A fuego lento" de Horacio Salgán. Los arreglos fueron del maestro José Carli.

    En 1999 forma un quinteto con el pianista Hernán Posetti, el violinista Damián Bolotín, el guitarrista Armando de la Vega y el contrabajo de Sergio Rivas, responsables del disco "Eterno Buenos Aires" ya mencionado.