facebook
Menu

Año 4 #39 Enero 2018

El cubismo de Braque (primera entrega)

En el contexto del fauvismo (un movimiento pictórico caracterizado por el empleo provocativo del color) Louis Chasevent habló en 1906 de la “precisión de los cubos” y, en 1908, el crítico Louis Vauxcelles se refirió irónicamente a la nueva pintura de Braque diciendo que “reduce todo a esquemas geométricos, a cubos”.

Estos y otros comentarios posteriores acabaron por dar nombre al cubismo.

Entre 1907 y 1909, George Braque y Pablo Picasso se entregaron a la invención de nuevos procedimientos para la representación del espacio y las formas. Esos procedimientos fueron ciertamente diferentes a los del fauvismo.

Braque y Picasso avanzaron a partir de Paul Cézanne (1939-1906). Cézanne recibió la influencia del impresionismo y reaccionó contra él, rechazó la impresión en favor de una comprensión más profunda de la realidad. Su fórmula era la forma-color. Él creía que la naturaleza no se dibuja, sino que se manifiesta a través del color. Cuanto más color se precisa más aparece el dibujo de los objetos, pero aparece en la forma. Por eso, la pintura de Cézanne no es una pintura dibujada, sino una pintura de volúmenes, de formas. Y una vez creadas, hay que relacionarlas entre sí, surgiendo aquí el problema de los planos, que lo impulsaba a mirar los objetos desde varios puntos de vista.

Estas lecciones fueron asumidas por el cubismo que hará un replanteamiento de la obra de arte, de las formas, de la perspectiva, el movimiento, el volumen, el espacio y el color. El cubismo creó un nuevo lenguaje pictórico y estético que implicó una nueva relación entre el espectador y la obra. El espectador ya no puede solo contemplarla, ahora tiene que reconstruirla en su mente para poder comprenderla.

  • Georges Braque
    Braque, Georges

    Georges Braque (Argenteuil, 1882-París, 1963) fue un pintor francés fundador junto con Picasso del cubismo. Hijo de un pintor de brocha gorda, oficio que siguió en un principio, Georges Braque estudió a partir de 1900 en la Escuela de Bellas Artes de París y hacia 1906 se adhirió al fauvismo, bajo la influencia de su amigo Othon Friezs.

    En 1907, una exposición de Cézanne y el encuentro con Picasso pusieron a Braque en la senda del cubismo, tendencia de la que es cofundador. Desde entonces hasta su movilización en la Gran Guerra, trabajó en estrecha colaboración con Picasso, dando vida a la fase llamada cubismo analítico (naturaleza muerta con instrumentos musicales), y más tarde al cubismo sintético (vaso y violín).

    A diferencia de Picasso, que plasmó con frecuencia la figura humana, Braque prefirió, a lo largo de toda su trayectoria artística, la naturaleza muerta, en la que introdujo novedades significativas, como el empleo del collage o la incorporación de letras y números. En sus bodegones cubistas juega con el espectador, invitándole a reconstruir los objetos a partir de las diversas perspectivas que de ellos introduce en sus obras.

    Después de la guerra, el artista prescindió de los trazos angulosos y las líneas fuertemente geométricas de su etapa anterior para inclinarse hacia la línea curva en un nuevo repertorio de temas: los Guéridons (naturalezas muertas sobre una mesa redonda), las Pequeñas chimeneas (1919-1927), las Canéforas (1922) y, sobre todo, los Ateliers (1948-1955), donde recrea ambientes interiores en clave simbólica. Braque, que fue también ilustrador, escenógrafo, escultor y grabador, alcanzó un importante reconocimiento en vida y dejó una profunda huella en el desarrollo de la pintura.