facebook
Menu

Año 5 #59 Septiembre 2019

Cinco jóvenes genios y una trucha

"El resultado fue dinamita, porque se hizo algo que jamás se había logrado, y de una forma que nunca se había visto en un proyecto de música clásica. De alguna manera, marcó un hito. La primera parte de la película, en la que se presenta a cada uno de los artistas por turnos, acaba con los últimos siete minutos de los preparativos entre bastidores antes del concierto. Esos minutos contienen escenas que han dejado huella en las historias de la música y del cine." [Christopher Nupen]

La trucha es el nombre que se suele usar para designar el quinteto para piano en la mayor de Franz Schubert, catalogado como D. 667. La obra fue compuesta en 1819, cuando Schubert contaba con 22 años, pero no se publicó hasta 1829, un año después de su muerte.

La pieza debe su nombre a su cuarto movimiento, que es un conjunto de variaciones sobre un tema escrito por Schubert anteriormente en su lied Die Forelle (La trucha). Aparentemente, el quinteto fue escrito para Sylvester Paumgartner, mecenas musical y violonchelista aficionado. Fue Sylvester quien sugirió al compositor incluir las variaciones antes mencionadas. Paumgartner, vivía en Styr donde Schubert pasó una temporada, y conocía una obra de Johann Nepomuk Hummel escrita para la misma combinación de instrumentos.

 

Realizador Christopher Nupen sobre la película: "En 1969 cinco jóvenes músicos, todos relativamente desconocidos para el gran público, pero destinados a convertirse en artistas internacionales de gran categoría, se unieron para tocar el Quinteto la trucha de Schubert, en el nuevo Queen Elizabeth Hall, en la orilla sur del Támesis, en Londres. Sus nombres son: Daniel Barenboim, ltzhak PerIman, Pinchas Zukerman, Jacqueline du Pré y Zubin Mehta.

"El concierto tuvo lugar el 30 de agosto y yo presagié que se convertiría en algo legendario. Lo que estaba claro era que había que hacer una película al respecto porque las películas recuerdan a nuestros artistas y sus personalidades de una forma que ningún otro medio consigue. La idea no consistía solo en grabar el concierto, sino en grabar los preparativos durante la semana anterior y, al hacerlo, presentar muchas más facetas de cada uno de estos grandes talentos y espléndidos músicos jóvenes, en el trabajo, tocando y también interpretando, captar parte del espíritu que había más allá del acontecimiento y la actuación en sí. Todo esto se llevó a cabo gracias a las nuevas y ligeras cámaras silenciosas de 16mm, que hicieron posible un nuevo tipo de cine. Pudimos llevar las cámaras con los músicos a lugares en los que nunca antes había llegado una cámara y pusimos imágenes en la pantalla que nunca habían estado allí.

"El resultado fue dinamita, porque se hizo algo que jamás se había logrado, y de una forma que nunca se había visto en un proyecto de música clásica. De alguna manera, marcó un hito. La primera parte de la película, en la que se presenta a cada uno de los artistas por turnos, acaba con los últimos siete minutos de los preparativos entre bastidores antes del concierto. Esos minutos contienen escenas que han dejado huella en las historias de la música y del cine. La película continúa con la actuación, grabada exactamente tal y como fue, en directo, sobre el escenario, sin ninguna toma añadida, filmada con cinco de esas nuevas y silenciosas cámaras. Fue un acontecimiento histórico tanto técnica como musicalmente. La película que salió de ahí, La Trucha, se convertiría con casi total seguridad en la película de música clásica más emitida de todos los tiempos. Cuando se emitió por octava vez en Alemania, el 25 de mayo de 1994, en el canal ARTE, obtuvo la mayor audiencia del año de todas las retransmisiones de música clásica de ese canal, ¡25 años después de que apareciera por primera vez! Se ha convertido en el emblema mejor recordado de una época de la música que se ha ido, y parece que para siempre."

 

1:07 Pinchas Zukerman
4:12 Zubin Mehta
6:26 Itzhak Perlman
8:30 Jacqueline du Pré y Daniel Barenboim
9:51 Preparativos entre bastidores
13:24 La Trucha - quinteto en la mayor
14:46 Allegro vivace
24:22 Andante
32:42 Scherzo and trio
37:32 Andantino
46:14 Allegro giusto
53:19 Celebración entre bastidores

  • Christopher Nupen
    Nupen, Christopher

    Christopher Nupen es un cineasta nacido en Sudáfrica con sede en el Reino Unido que se especializa en documentales biográficos de músicos. En 1962 realizó el High festival in Siena sobre la escuela de música de verano en la Accademia Musicale Chigiana (Siena) para BBC Radio Three. Posteriormente fue invitado por Huw Weldon para hacer películas para la BBC. Usando cámaras de cine de 16 mm, creó un nuevo estilo íntimo de película biográfica que comenzó con Double Concerto en 1966, con la colaboración de Vladimir Ashkenazy y Daniel Barenboim.

    En 1968 cofundó Allegro Films, una de las primeras compañías independientes de producción de televisión en el Reino Unido. Trabajó en más de ochenta producciones de cine y televisión sobre música.

    The trout (La trucha), su película sobre el quinteto de Schubert con Jacqueline du Pré, Daniel Barenboim, Itzhak Perlman, Pinchas Zukerman y Zubin Mehta el 30 de agosto de 1969 en el Queen Elizabeth Hall de Londres, se convirtió en un referente de la transmisión de música clásica. Este trabajo logra comunicar el espíritu del trabajo de los artistas.

    Las encuestas sobre la vida y el trabajo de los compositores también han aparecido de manera destacada en su trabajo, incluidas películas sobre Paganini, Sibelius y Schubert.

    Su película We want the light, explora el significado de la música en la experiencia humana, centrándose en las relaciones entre judíos y alemanes.