facebook
Menu

Adolfo Nigro

Adolfo Nigro (Rosario, 1942) es hijo de una familia obrera, debe emigrar a Buenos Aires a principios de la década del 50. En 1960 egresa de la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano. En 1962, estudia en la Escuela Superior de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón mientras realiza tareas disímiles desempeñándose como obrero metalúrgico, albañil, verdulero, camionero y vendedor en el Mercado del Abasto. En este período de formación se acerca a Víctor Magariños, a quien considera como uno de sus maestros más importantes ya que lo aproxima al pensamiento y a la producción de Torres García.

En 1966 viaja a Montevideo, en donde realiza su primera muestra individual, con Ernesto Drangosh. Conoce a una serie de artistas uruguayos, y se acerca a Gurvich, en adelante, su maestro. En este período clave de formación, el artista se nutre de la herencia que había dejado Torres García, y comienza a cultivar diversas alternativas de producción: dibujo, collage y pintura, en forma simultánea con prácticas propias del campo de las artes populares: cerámicas, tapices, collares.

Instalado definitivamente en Buenos Aires, luego de un breve paso por Chile (1971), Barcelona (1976), y de sus estadías cortas en México, Brasil y EE.UU., Nigro desarrolla un lenguaje en el que retoma constantemente las premisas del “Universalismo constructivo” de Torres García, logrando la formulación de un lenguaje singular. Sus imágenes están atravesadas por la presencia del objeto cotidiano, que es integrado mediante una iconografía ligada al universo acuático, pero también al ámbito urbano. Los temas de la tierra, el agua y el aire, tres de los cuatro elementos de Gastón Bachelard, son la predominante de su producción objetual, que empieza a realizar en 1980, de su obra pictórica y también de sus collages.

A fines de la década del 90 sus desarrollos derivan en distintas variantes del collage y, en 1999, recurre a otra modalidad: la escultura en hierro policromado y en bronce. “Jironadas”, “Barajando”, “Cartones”, “Cosmografías”, “Cromoformas”, constituyen sus últimas series de collages en donde se visualizan diferentes planteos formales que lo desligan de la presencia concreta del objeto. Este cambio ya se veía en sus pinturas de principios de los 80.

Realizó exposiciones individuales en Rosario, Buenos Aires, Bahía Blanca, Montevideo, Punta del Este, Panamá y Miami. Participó en la Primera y Segunda Bienal de la Habana (Centro Wilfredo Lam, Cuba, 1984 y 1986), en la Primera Bienal de Miami (1986), en la VII Bienal Iberoamericana de Arte, realizada en el Museo de Arte Moderno de México (1990), en la Bienal de Cuenca (Ecuador, 1996), y en la 1ra. Bienal Interparlamentaria de Pintura del Mercorsur (1997). Expuso colectivamente en galerías e instituciones extranjeras y de distintas localidades del país.

Obras del autor en La Púrpura de tiro