facebook
Menu

Luciano Berio

Luciano Berio (24 de octubre de 1925/27 de mayo de 2003) nació en Oneglia, Italia. Sus primeras lecciones de música las recibió de su padre Ernesto y su abuelo Adolfo, ambos organistas. Fue reclutado por el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, pero por desgracia (y fortuna) aprendiendo a utilizar una pistola durante su primer día se hirió la mano y fue a parar al hospital militar, escapando luego y uniéndose a grupos antinazis.


Terminada la guerra, en 1945 Berio entró al conservatorio «Guiseppe Verdi», en Milán. La vieja herida en la mano lo hizo abandonar sus estudios de piano y concentrarse en la composición. En 1947 vio la luz una suite para piano, primer trabajo presentado de su autoría. A principios de la década del 50 empezó a conocérselo dentro la vanguardia musical internacional; estudió en los Estados Unidos con Luigi Dallapiccola —a partir de quien conoció el serialismo— y asistió a los «Cursos Internacionales de verano de Música Contemporánea» de Darmstadt, donde entró en contacto con György Ligeti, Karlheinz Stockhausen, Pierre Boulez y  Mauricio Kagel. Por otra parte, trabajando como acompañante de clases de piano conoció a su primera esposa, Cathy Berberian, talentosísima mezzo-soprano, con quien se divorciaría en 1964. Durante sus catorce años de relación, Berio compuso una gran cantidad de piezas pensando especialmente en la voz de su compañera.


Interesado en la música electrónica, en 1955 fundó, junto a Bruno Maderna, el Studio di Fonologia, que logró convocar a Henri Pousseur y a John Cage. Dentro de su trayectoria académica, por cierto plagada de reconocimientos, podemos mencionar su pasaje por Tanglewood como compositor residente en 1960, y sus clases en Juilliard. Allí fundó el Juilliard Ensemble. En 1966 ganó el Premio Italia por Laborintus II, en 1989 el Premio Ernst Siemens, en 1991 el Premio de la Fundación Wolf de las Artes, y en 1994 fue nombrado Distinguido Compositor Residente de la Universidad de Harvard. En el 2000 recibió el Praemium Imperiale y el título de presidente de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia de Roma.


Sagaz e innovador, Berio siguió componiendo hasta sus últimos días. Falleció en 2003 en un hospital de Roma

Obras del autor en La Púrpura de tiro